El cementerio musulmán de Sevilla aumenta su capacidad

El Ayuntamiento va a ampliar la superficie y el número de sepulturas del cementerio musulmán de Sevilla tras las demandas de la comunidad islámica de la ciudad, que venía reclamando más espacio para poder enterrar a sus muertos. Para ello, el Consistorio ya ha sacado a licitación un contrato de obras cuyo proyecto y ejecución se realizarán a cuenta del propio cementerio de San Fernando, lugar en el que también se encuentra la necrópolis musulmana. La ampliación permitirá que el número de enterramientos aumente un 38%. El plazo de ejecución de las obras es de dos meses y el presupuesto de 38.000 euros.

El cementerio musulmán se encuentra en el extremo noroeste del camposanto sevillano, en el inicio de la calle Medina y Galnares. Desde la primera mitad del siglo XX existe un anexo reservado para los enterramientos de personas de religión musulmana. Según detalla el proyecto, existen indicios documentales de que en fecha no determinada se han producido ampliaciones hacia el este debido a la demanda de más espacio por parte de la comunidad islámica. “Esta necesidad creciente ha originado que los representantes de la comunidad musulmana hayan solicitado al Ayuntamiento de Sevilla la cesión de más suelo para poder ampliar de nuevo. El Consistorio ha accedido y ha dado órdenes para que el proyecto y la ejecución de la obra se realicen por cuenta del servicio del cementerio.

La ampliación se propone en el solar anexo al actual muro norte del cerramiento del cementerio musulmán. Sus lindes son: al norte con los jardines de la entrada de San Jerónimo. Al sur con el propio complejo musulmán. Al este con una nave de almacén. Y al oeste con el edificio que acoge la portería de la entrada de San Jerónimo. En total, la superficie es de 194,93 metros cuadrados.

La actuación propone demoler un paño de 15,84 metros del muro de cerramiento y construir una nueva pared perimetral para albergar el espacio que se anexiona al recinto. La superficie de actuación supone un incremento de 136,18 metros cuadrados a los 504,21 metros cuadrados actuales, lo que representa un aumento de la superficie del 27%, quedando un total de 640,39 metros cuadrados. La ampliación supondrá la creación de 32 nuevas tumbas, lo que supone un aumento del 38% sobre las 84 ahora existentes, que se encuentran ocupadas en su mayoría. La obra también permitirá la creación de un depósito enterrado con tapa practicable para su utilización como osario general.

El origen del cementerio musulmán de Sevilla, como el de muchos otros de la Península, se remonta a los años de la Guerra Civil. Así lo explica en uno de sus artículos Rafael Valencia, profesor de la Universidad de Sevilla especialista en estudios árabes e islámicos. “El actual cementerio musulmán de Sevilla tiene su origen en el camposanto abierto en 1936 para enterramiento de los marroquíes encuadrados en las tropas del general Queipo de Llano. En 1939, tras finalizar la contienda, el uso práctico del cementerio prácticamente había desaparecido y contaba con una orden de clausura emitida por el Ayuntamiento en 1944. Relata Rafael Valencia que en 1984 la comunidad islámica se dirige a diversas instancias, en primer lugar al Ayuntamiento, para levantar esa orden y volver a dar uso a las instalaciones tras una somera restauración.

“Las primeras gestiones habían tenido como resultado una negativa por parte del Ayuntamiento, basándose en que la concesión de un cementerio musulmán iría en contra del principio constitucional de igualdad para todas las creencias”, señala Valencia. La comunidad islámica se dirigió entonces a la Casa Real, que derivó la petición a otras instancias. Finalmente, el Pleno del Ayuntamiento levanta el acta de clausura de 1944 durante su sesión del 24 de abril de 1987. “Se concedió el cementerio a la comunidad islámica de Sevilla y se acordó que se regiría por las normas generales del cementerio de San Fernando, bajo la dirección administrativa y la vigilancia de los servicios municipales”. El primer enterramiento tras la refundación de 1987 se llevó a cabo el 23 de julio de 1988 -añade Valencia-. Se trató de un niño de corta edad fallecido en Portugal y que no pudo ser enterrado allí por carecer entonces el país vecino de un cementerio musulmán.

http://www.diariodesevilla.es
Articulo de Juan Parejo.
Fotografia de Juan Carlos Muñoz.

Nota de la Fundación Mezquita de Sevilla:

Nos gustaría aprovechar este articulo para agradecer y dar la enhorabuena a la Comunidad Islámica Ummah, gerentes del cementerio Musulmán, por su tremendo trabajo de servicio a los Musulmanes de Sevilla a través de este y por conseguir la más que necesitada ampliación en la que han trabajado incesantemente durante tanto tiempo.