Breaking News

Una noche de Ramadán en Sevilla

(183)
¡Creyentes! Se os ha prescrito el ayuno al igual que se les prescribió a los que os precedieron. ¡Ojalá tengáis temor (de Allah)!

(184)
Por un determinado número de días, fijados para ello.
Pero el que esté enfermo o de viaje, podrá hacerlo, en igual número, otros días.
Y los que pudiendo ayunar (no lo hagan o interrumpan su ayuno) que alimenten, como exención, a unos pobres.
Pero quien haga el bien espontáneamente será mejor para él.
Y que ayunéis es mejor para vosotros, si sabéis*. * [Esta aleya, según la cual habría licencia para romper el ayuno voluntariamente con la simple compensación mencionada, está abrogada por la siguiente. También existe la opinión de que se refiere sólo al caso del anciano, que aun pudiendo ayunar al no estar impedido por enfermedad o viaje, interrumpe su ayuno en consideración a su debilidad; y en este sentido no cabe hablar de abrogación.]

(185)
En el mes de Ramadán se hizo descender el Corán, dirección para los hombres y pruebas claras de la Guía y del Discernimiento; así pues, quien de vosotros vea el mes*, que ayune, y el que esté enfermo o de viaje que lo haga en otro momento, por el mismo número de días.
Allah quiere para vosotros lo fácil y no lo difícil, pero quiere que completéis el número (de días) y que proclaméis la grandeza de Allah por haberos guiado.
¡Ojalá seáis agradecidos! * [Es decir la luna nueva, que indica el comienzo del mes.]

Sura de la Vaca

Dirección, producción y edición del vídeo gracias a Malik Gil.