Breaking News

Las bendiciones de la decimoquinta noche de Shaban

Por: Muwasala.org

La decimoquinta noche de Shaban, conocida en árabe como Laylat al-Nisf min Shaban, literalmente «la víspera de la mitad de Shaban», es una de las noches más importantes del año. (En el calendario islámico la noche precede al día así que realmente es la noche antes del decimoquinto día de Sha’ban).

`Ata ‘bin Yasar dijo que después de Laylat al-Qadr no hay noche mejor que la decimoquinta noche de Shaban. Su grandeza se debe a los dones divinos que se otorgan durante la misma.

Una noche Sayyidah `A’ishah notó que el Mensajero de Allah, que Allah le bendiga y le conceda paz, había salido de su casa. Salió a ver dónde estaba y lo encontró en el Cementerio del Baqi con los brazos elevados al cielo en súplica. Él le dijo que aquella noche, la decimoquinta noche de Shaban, Allah perdona a más gente que pelos hay sobre las ovejas de la tribu Kalb, una tribu árabe conocida por los grandes rebaños de ovejas que poseían. (Ahmad, Tirmidhi)

También dijo que Allah mira a su creación en la decimoquinta noche de Shaban y luego perdona a todos sus esclavos, excepto a dos tipos de personas: los que atribuyen copartícipes a Allah y los que guardan rencor por otros musulmanes (Ahmad). El Profeta ﷺ dijo que cuando llegue esta noche deberíamos pasarla en oración y ayunar al día siguiente, porque verdaderamente Allah llama a Sus esclavos desde el atardecer hasta el amanecer diciendo:

«¿Hay alguien que me pida perdón, para que yo pueda perdonarlo? ¿Hay alguien buscando provisión de Mí para que pueda proveer para él? ¿Hay alguien que sufre para aliviar su sufrimiento?» (Ibn Mayah)

Imam Ali salió la decimoquinta noche de Sha’ban y miró al cielo. Él dijo que el profeta Dawud, la paz sea con él, salió en una hora similar en esta misma noche y dijo que si alguien llama a Allah en ese momento, Allah le responde y si alguien busca Su perdón, Él le perdona. Por esta razón pasaría la noche en  adoración. Se ha narrado que el Mensajero de Allah ﷺ dijo: 

Hay cinco noches en que dua no es rechazado: la primera noche de Rajab, la decimoquinta noche de Sha’ban, la noche del jueves, la noche anterior a Eid al-Fitr y la noche anterior a Eid al-Nahr (al-Adha). (Suyuti)

Ikrimah y otros comentaristas del Corán tenían la opinión de que la  “Noche Bendita” a la que se hace referencia en Surah al-Dukhan es la decimoquinta noche de Shaban (aunque la mayoría dice que es la noche de Laylat al Qadr). Allah dice de ella:

En ella se distribuye todo asunto sabio. (El Humo, 44:4)

Según esta opinión, es la noche en que todo lo que Allah ha decretado para Sus esclavos para el año siguiente se hace manifiesto. Su provisión es asignada y aquellos que están destinados a morir son nombrados. `Ata’ bin Yasar dijo que en esta noche el Ángel de la Muerte recibe un pergamino en el que están los nombres de todos aquellos que están destinados a morir en el próximo año.  Dijo: «Un hombre puede plantar cosechas, casarse y construir edificios, mientras que su nombre ya ha sido registrado entre los muertos. El Ángel de la Muerte sólo espera la orden de tomar su alma». Así, muchos de los piadosos pedían a Allah en esta noche ser registrados entre los felices y también pedían provisión abundante.

Sayyiduna `Umar bin ‘Abd al-‘Aziz dijo: «No pasar por alto cuatro noches en el año, porque en esas noches Dios derrama Su misericordia sobre Sus esclavos: la primera noche de Rayab, la quinceava noche de Shaban, la noche Antes de Eid al-Fitr y la noche anterior a Eid al-Adha». Por esta razón era el hábito de los primeros musulmanes llenar de vida la decimoquinta noche de Sha’ban. Animaban a la gente a reunirse en la mezquita en esa noche para hacer oración, suplicar y pedir perdón.

Algunos de los hadices que hablan de los inmensos dones que Allah otorga en esta noche mencionan varias categorías de personas que están excluidas de recibir estos regalos. Entre los mencionados se encuentran aquellos que atribuyen socios a Allah y aquellos que tienen rencor en sus corazones por sus hermanos musulmanes. Algunos eruditos han mencionado específicamente a aquellos que insultan a los Sahaba o las primeras generaciones de los musulmanes o declaran a sus hermanos musulmanes como incrédulos o innovadores. Otras categorías mencionadas son las que fornican, cortan los lazos de parentesco o desprecian a sus padres.

A estas categorías de personas también se les niega el perdón y la aceptación en otras grandes noches como la primera noche de Ramadán y Laylat al-Qadr. Deberíamos hacer todo lo posible para evitar estos atributos. Uno de los primeros eruditos dijo: «Los mejores atributos son tener un corazón sano, un alma generosa y querer sinceramente lo mejor para la Ummah. A través de estas cualidades los grandes llegaron a las estaciones que alcanzaron, no a través de una gran cantidad de oración y ayuno».


Fuente: http://muwasala.org Traducido y editado por https://es.newmuslim.net