El Ayuno

El cuarto pilar es el ayuno en el mes de Ramadán.

El ayuno consiste en la abstinencia de comer, beber y mantener relaciones sexuales desde el despuntar del alba hasta la puesta del sol, durante todos los días del mes de Ramadán. Comienza el mes de ayuno con el avistamiento de la luna nueva de la noche previa al comienzo del mes, y acaba con el avistamiento de la luna nueva, la última noche del mes de Ramadán.

Durante las noches del mes de Ramadán, es muy recomendable el hacer la oración nocturna llamada tarawih, que se realiza en las mezquitas en congregación con un Imam.

Este ayuno, es una purificación del cuerpo, ya que ayunar al menos durante un mes al año, es una limpieza y previene de muchas enfermedades relacionadas con la alimentación y los malos hábitos. Además de la abstinencia, contención y dominio de los apetitos e instintos animales mas primarios de la naturaleza humana, el ayuno es también abstenerse de mirar, oír o decir lo que no es justo ni correcto o que a uno no le incumbe.

El enfermo, el que está de viaje y las personas ancianas que no tengan fuerzas, pueden dejar el ayuno. La mujer esta exenta de ayunar durante la menstruación y el puerperio. Y puede suspender el ayuno durante  los últimos meses de gestación y durante la lactancia, si cree que puede perjudicar a su salud o a del niño. Pero habrá de recuperar los días en los que no haya ayunado (ayunando otros días fuera del mes de Ramadán). La misma regla a la hora de recuperar los días de ayuno, se aplica al que lo haya roto por olvido o distracción, o que lo haga por estar enfermo, o porque tema que al ayunar va a enfermar, este tendrá que recuperar los días perdidos una vez pasado Ramadán. En cambio, el que rompa el ayuno intencionadamente, aparte de recuperar el día, también tendrá que pagar una fidya (compensación).

Es obligatorio poner la intención de ayunar en la primera noche de Ramadán, siendo meritorio el renovarla cada noche. Además de la abstinencia y la oración el mes de Ramadan es un mes especial para practicar la generosidad y las buenas obras.

Deja un comentario