Presentación

Creemos en un modelo de Islam desarrollador de civilización. Es por ello que hemos concebido nuestro proyecto de Centro Cultural Islámico de Sevilla como el mejor modo de relación con la ciudad, nuestro entorno humano, histórico e institucional. Una ciudad que ha heredado un grandioso patrimonio del islam en riqueza y representación a lo largo del tiempo.

En este nuevo momento, los musulmanes españoles, vecinos de Sevilla, deseamos que nuestra ciudad brille como lo ha hecho a lo largo de su historia, conteniendo un edificio que destaque por su belleza y elegancia, aportando algo nuevo a lo que la ciudad ofrece. Algo que sin duda abrirá nuevas puertas a la ya atrayente oferta y creará un espacio de diálogo que se transformará en riqueza en todos los órdenes. Un espacio de relación que saque el islam y a los musulmanes de bajos y locales, y donde pueda apreciarse el Islam por su realidad y su luz.

Un Islam civilizador, dinámico y vivo, que se extendió desde oriente hasta occidente, que no fue excluyente de culturas, sino que supuso un vehículo de relación entre zonas tan lejanas como Indonesia y el Magreb. Un Islam totalmente en contra de cualquier posición radical. De la comprensión de los versos del Corán donde Allah expresa que nos “ha creado en diferencia para que nos reconozcamos” emana un axioma fundamental de nuestro proyecto: “En la diversidad está nuestra riqueza”.

Nos reconocemos como musulmanes europeos. No sólo por ubicación, sino por educación, y concebimos la cultura más allá de la forma expresiva de su identidad, de pueblos y países, de la forma de responder a sus necesidades cotidianas, o de la experiencia individual. La entendemos por la concepción universal, su pensamiento, medicina, su relación con la riqueza, su forma técnica, su literatura y de todas las artes que permitan el desarrollo y crecimiento del ser humano.

El marco donde se inspira nuestro proyecto es el Imaret, que tradicionalmente se concibió conteniendo espacios para la enseñanza, para la salud, biblioteca y salas de estudio, comedor comunitario, centro espiritual y mezquita. Como un elemento que es patrón creador de cultura y civilización.

A la vez entendemos que, para atraer una nueva fuente de riqueza a la ciudad, debe contener un centro de negocios e inversiones y una oficina de turismo que pongan en relación los valores de Sevilla con todas las tierras tradicionales del Islam.

Con el éxito de este proyecto, Dios mediante, nuestra aportación enriquecerá a la ciudad en todos los aspectos mencionados y podremos vislumbrar un horizonte que instaure una relación con el Islam más allá del estricto marco religioso que se le está imponiendo, a fin de que la ciudad, sus habitantes e instituciones, entiendan que este proyecto responde a una necesidad ciudadana que lo formula para enriquecer la convivencia y desarrollo social.

Leave a Reply